domingo, 14 de mayo de 2017

Amor culpable.Capítulo 19

                                                         

                                                         Capítulo 19

Milagros abrió los ojos y las paredes blancas le dijeron que se encontraba de nuevo en una clínica.Trató de incorporarse pero una mano se lo impidió.

—Debes descansar —dijo Adriel.

Milagros lo miró algo desconcertada, maldijo por dentro por encontrarse tan débil .La cabeza empezaba a darle vueltas de nuevo.

—¿Qué paso? —al ver la cara seria de Adriel decidió cambiarla—.¿Estoy embarazada y no me dijiste nada?

—Deja de bromear que tú salud no es cosa de chiste.Un día de estos vas a matarme del disgusto —dijo severamente.

—Lo siento no era mi intención preocuparlos —dijo con lágrimas en los ojos —él no pudo resistirlo y la abrazó.

—No llores por favor.Sabes que haría cualquier cosa por ti pero si tengo que protegerte de ti misma lo hare.Mañana mismo volvemos a Mendoza.

—No voy a volver a Mendoza —dijo Milagros—.Mucho menos cuando Melisa piensa atacar y va en tú busca ¿Por qué no me dijiste que ella estaba enamorada de ti?.

—Milagros esa mujer no sabe lo que es el amor, lo único que busca es dinero.

—Está obsesionada contigo, los escuche hablar —susurró ella.

—Siempre fue así.Apenas se casó con mi padre empezó todo, por eso decidí visitarlo menos pero las cosas empeoraron cuando tú comenzaste a ir a Inversiones del Sur.

—Pero si era una niña Adriel.

—Supongo que ya sabía que eras hija de Juan o intuía que terminaríamos juntos.

Milagros acomodo la cabeza en el pecho de Adriel completamente cansada.

—Arruine la fiesta —dijo suspirando.

—No arruinaste nada.Además mañana podemos seguir festejando.Las chicas quieren verte las haré pasar mientras yo hablo con el doctor.

—Está bien —dijo ella mientras Adriel acariciaba su cabello y le daba un beso en la frente.

Minutos después entraron las chicas y Leandro.

—Leandro tú no eres chica ¿ Qué haces aquí? .

Todos rieron pero Evelyn estaba muy preocupada.

—Debes cuidarte ¿Qué pasó en el restaurant? —preguntó.

Milagros les contó todo ya que no quería tener secretos con sus amigas ni con Leandro.

—Milagros…—dijo Luján.

—No te alteres que estás embarazada ¿Si?.Todo va a estar bien, yo me quedare en Buenos Aires a recuperarme mientras llega Juan y no hare más locuras.Es una promesa.

—No te creemos —dijeron los tres a la vez.

Rieron y siguieron hablando de Melisa y su obsesión por Adriel.

—No puedo creer que hiciera todas esas maldades por un hombre —dijo Luján.

—Oye que estamos hablando de Adriel —dijo Milagros—.Pero si todo fue por él y creo que desde que no vio juntos en público su locura creció.Su objetivo siempre fue claro solo que en el camino me metí yo y por mi culpa pagaron ustedes.

—¿Qué vas a hacer? —preguntó Leandro.

—Más locuras, de hecho una de ellas saldrá mañana en todos lados —dijo riendo.

—¿Qué hiciste? —preguntó Luján.

—Pueden saludar antes que nadie a la flamante prometida de Adriel Linares —dijo sonriendo y mostrándoles del anillo que había pertenecido a la madre de Adriel.

Milagros no creía tener muchas opciones después de saber los motivos de Melisa y debía alejarla de sus amigas.El anillo lo tenía desde los dieciocho años ya que fue el regalo de Adriel.Ese hombre tenía muy en claro lo que quería, la quería a ella.Tenía la esperanza de ganar tiempo hasta que naciera el bebé de Luján, eso era lo más importante.La venganza contra Melisa debería esperar, no podía arriesgarse a que esa mujer enloqueciera.Era arriesgado pero hablaría con Genaro para que se fuera a Italia lo antes posible.

No hay comentarios:

Publicar un comentario