martes, 2 de mayo de 2017

Amor culpable.Capítulo 18


Capítulo 18


Adriel no podía creer que Melisa se atreviera a enfrentar directamente a Milagros.Maldijo por dentro no sólo por ella sino porque Luján estaba embarazada y estaban festejando.

—¿Qué diablos haces aquí? Si Milagros te ve no saldrás bien librada.Y suéltame que no soporto estar cerca de ti —dijo soltándose de su abrazo.

—Siempre me rechazas —dijo Melisa.

—Eres la ex mujer de mi padre ¿Estás loca? .

—Soy una mujer joven y siempre fuiste mi objetivo —dijo Melisa.

—Después de todas las cosas que haz echo lo único que puedo sentir por ti es odio.

—Es por ella, lo sé.Desde qe apareció en tú vida las demás mujeres dejaron de existir.Lo que no entiendo es cómo puedes seguir queriéndola después de haber estado casada con tú padre.

—Mi padre es Juan Linares —dijo él casi gritando —.Y así se hubiera casado con el diablo siempre será la mujer que amo.No puedo creer que sigas insistiendo en conquistarme cuando sabes que te detesto —dijo él con desprecio.

—Tarde o temprano serás mío,tenga que hacer lo que tenga que hacer.

Milagros escuchaba la conversación totalmente espantada y horrorizada.Todo había sido por Adriel.El sufrimiento que padecieron ellas y sus amigas se debía a una loca que quería llevarse a la cama a su hijastro.Se preguntaba desde cuando Adriel sufría los acosos de esa mujer.Tenía que pensar no podía usar el arma para asustar a Melisa ya que como estaba seguro el descargaba el cargador encima.Además estaba Luján y ella no podía alterarse por el embarazo.

Milagros miró al guardaespaldas y le dio instrucciones de que llevara a todos al segundo piso del restaurant ya que había preparado una sorpresa para Luján.Espero paciente mientras veía como todos se iban.Nadie se había percatado de Melisa.Una vez que todos se fueron decidió actuar.

—Estas completamente loca y te advierto que si algo le sucede a Milagros te mato con mis propias manos —amenazó él.

—Si no te alejas de ella voy a matarla —dijo Melisa con una sonrisa.

—Entonces guarda una bala para mí porque si algo le pasa a ella, me mato.Ya soporte muchos años alejado de la mujer que amo. —dijo Adriel.

—Dices tonterías.Esa niña te tiene hechizado pero tú necesitas una mujer…una mujer como yo —Melisa trato de abrazarlo y Adriel volvió a rechazarla.

Milagros se sentía paralizada por las palabras de Adriel.Respiro hondo, ya era hora de actuar y dejarle claro algunas cosas a esa maldita mujer.

—Hola señora Campos —dijo Milagros con una enorme sonrisa en el rostro.

—Maldición —mascullo Adriel—.Vamonos de aquí Milagros.

—Todavía no antes quiero aclarar unas cosas con la señora.

—No tengo nada que hablar contigo niña —dijo con desprecio.

—Yo creo que si —la joven hizo una señal a los guardaespaldas y estos agarraron a Adriel de los brazos.

—¿Qué diablos haces? —grito Melisa.

Milagros se acercó y la agarro del cabello.Sacó el arma y la sujeto contra la cabeza de Melisa.La mujer empezó a gritar.

—Milagros detente y ustedes suéltenme —gritaba Adriel.

—Adriel es mío.Siempre fue mío ¿Te queda claro? —pregunto ella—.La próxima vez que le pongas un dedo encima te vuelo la cabeza —dijo gritando como loca y dándole una bofetada que la tiró al piso.

Luego la soltó y Melisa cayó presa de un ataque de nervios.Les ordeno a su personal sacarla de allí.Adriel la miraba como si estuviese loca.Ella sonrió y se acercó a él como si nada hubiese pasado.

—Vamos todos están en el segundo piso.Creo que la sorpresa les va a gustar a los papis —pero antes de poder irse Adriel tomó su mano.

—¿Estás loca? ¿Cómo se te ocurre usar un arma? .

—No la use —dijo con tono inocente—Se lo merecía.

Se acercó a él y metió sus manos en el cabello del.Adriel cerró los ojos, esa mujer lo iba a matar de amor.La abrazó porque no tenía fuerzas para nada más.De pronto sintió que…¿Lo estaba rociando con algo? 

—¿Qué haces? —preguntó divertido al ver que tenía su perfume y se lo estaba rociando a él por todas partes.

—Esa bruja te abrazó y dejo su vulgar perfume en ti.No podemos irnos si no te metería debajo de la ducha.Listo ahora llevas mi aroma ¿No te gusta? —preguntó divertida.

Cuando sonreía el mundo de Adriel era perfecto,sencillamente era así.Ella estaba loca pero la amaba y haría lo que fuera para protegerla.

—Vamos —dijo Adriel tomando su mano.

Milagros se dejo llevar como en un sueño.A pesar de que la amenaza de Melisa era aún más seria que antes estar así con Adriel compensaba todo.Subieron al segundo piso donde los demás estaban riendo y abriendo regalos.

—Gracias amiga —dijo Luján abrazándola.

—No es nada,cuando tenga más tiempo vendrán los verdaderos regalos.Ahora vamos a brindar —dijo ella mientras los camareros les servían bebidas.

—¿Dónde estaban ustedes dos? —preguntó Adrian divertido.

—Yo quería que Adriel siguiera cantando.Nahuel tú no me cantaste nada —protestó Leandro.

—Son empresario no cantante —sonrió Nahuel.

—¿No estarían peleando verdad? —preguntó Evelyn.

—Yo nunca peleo con él ¿Cierto? —dijo acercándose a él.

—Con todas las locuras que haces no me queda tiempo para pelear contigo —dijo sacándole la copa de champagne para darle una de jugo .

—Oigan que da miedo verlos tan amistosos —dijo Genaro.

Todos rieron, brindaron y siguieron abriendo los regalos.

—Mi mayor deseo es que mis amigas sean felices.Sé que serás feliz al lado de Genaro y que tendrás un hermoso niño.Felicidades.

Una vez más levantaron las copas para brindar pero Milagros sintió un fuerte dolor abdominal.

—Adriel… —logró decir antes de caer desvanecida.


1 comentario:

  1. No, no, no Milagros enferma, me niego. Con Laura te vamos hacer un piquete, jaja. Hermoso y muy esperado capitulo, espero que hayas descansado. Te mando un abrazo nos vemos en el proximo

    ResponderEliminar